martes, 1 de mayo de 2007

Despenalización de la Marihuana: Cada vez más cerca.

La foto está linqueada a la IGLESIA PARTICULAR DE LA TOLERANCIA: Una estrategia de despenalización de la marihuana.

Con el fallo de la cámara porteña de la semana pasada se ha logrado despenalizar la tenencia y uso de marihuana para usos medicinales. La finalizadad médica a la que se refieren es a males crónicos.

Me parece que aquí habría que dar una lucha en dos sentidos.

La primera ampliar el campo de lo que puede ser considerable un mal crónico. Por ejemplo cierto tipos de neuralsteminas, neurosis agudas, y otros malestares mentales.
La cuestión aquí es encontrar evidencia empírica del uso benéfico de esta droga en ciertos casos. Esto puede traer el perjuicio de una codificación muy específica que en el campo amplicado puede traer más malestar que beneficio.
En conclusión de esta primer cuestión: Que no solamente se despenalice el uso de la marihuana para la gente que padece un mal terminal.

La segunda cuestión tiene que ver con la afirmación de otro derecho. El derecho a estar enfermos. Si la adicción a las drogas es una enfermedad, también hay que reconocer un derecho íntimo sobre el cual el Estado no puede operar, pero ya porque no tiene herramientas que alcancen el inconsciente -al menos a este nivel- para suprimir la enfermedad. El sujeto en tal caso es el cuerpo del enfermo y ya no el conflicto que desata la enfermedad, en otras palabras el estado psíquico y anímico del sujeto.
Entiendo que el Estado tiene una preocupación en la salud pública. El problema es que este, como cualquier gobierno, enfoca el tema de una manera equivocada. Siempre cuando algún tipo de Droga, como el tabaco y el alcohol se convierte una amenaza a la salud pública, se imponen sanciones sobre los proveedores de estas sustancias. En el caso de la marihuana y otras drogas, se aplica un esquema contrario. Se aplican sanciones sobre los consumidores. Estoy de acuerdo que se aplique el mismo modelo de control de salud pública que se utiliza con otras industrias como la alcohol, el tabaco e incluso los medicamentos.
Conclusión de este punto: Tenemos derecho a estar enfermos.

Creo que la posición política de "Tito Ortiz" respecto a la despenalización de la marihuana queda muy clara.

Debe despenalizarse dentro de este marco que nos ha dado la jurisprudencia porteña después de su fallo de abril del 2007. Despenalización del uso y tenencia de marihuana para usos relacionados con la salud. Y si eso no es el de atenuar algún mal, enfermedad o dolencia, sino generarlos, incluso en ese caso debe estar despenalizado (El derecho a estar enfermo).


El gran problema de la discusión es como conseguir el volumen necesario de marihuana para abastecer por canales legales a esta gente.

Tengo uno idea de que hacer, pero eso le corresponde a otra entrada.