lunes, 17 de diciembre de 2012


Universidad Nacional de Mar del Plata
Facultad de Humanidades

Segundas Jornadas “Gilles Deleuze”

Resonancias del pensamiento
Arte, Ciencia y Filosofía

Mar del Plata, 3, 4 y 5 de Octubre 2013


El Grupo de Investigación Escritura y Productividad invita a las Segundas Jornadas Gilles Deleuze, que se desarrollarán conjuntamente con al Segundo Congreso Internacional Destellos. Las propuestas de exposiciones individuales y colectivas deberán vincularse al pensamiento deleuziano bajo los presentes ejes temáticos:

  • Estética, Arte y Multimedia
  • Epistemología, Ciencia y Tecnología
  • Filosofía e imágenes del pensamiento
  • Política, Sociedad de Control y Minoridades
  • Psicología, Ezquizoanálisis y Educación
  • Deleuze y la Música

Las temáticas propuestas podrán exponerse desde las siguientes actividades científicas:

  • Ponencias Individuales o Grupales.
  • Conferencias y Mesas Redondas.
  • Exposiciones de Proyectos de Investigación.
  • Presentación de Libros, Cd’s, Conciertos, Producciones Artísticas.

No se aceptarán trabajos sin relación temática con los ejes de las Jornadas.
Se publicarán las actas de las jornadas en formato de libro digital con ISBN.

Plazos de Presentación
Resúmenes: hasta el 14 de junio de 2013
Trabajos Completos: hasta el 2 de agosto de 2013

Condiciones de presentación
El envío de resúmens y trabajos se realizará por correo electrónico, junto a la ficha de inscripción, agdeleuzemdp@hotmail.com, los cuales serán sometidos a referato.

Resúmenes
Hasta 200 palabras, fuente Times New Roman tamaño 12, indicando título de la contribución, autores, pertenencia institucional, eje correspondiente y dirección de e-mail.

Trabajos Completos
Hasta 8 páginas incluidas las notas y la bibliografía, hoja tamaño A4, márgenes predeterminados, interlineado 1.5, fuente Times New Roman tamaño 12. Notas en fuente Times New Roman tamaño 10. 

Mesas Redondas y Conferencias
Descripción del tema general, participantes y resumen.

Aranceles
Asistentes: $50  
Expositores: $150
Estudiantes de grado: Sin costo

 
Organiza:
Grupo de Investigación Escritura y Productividad
Universidad Nacional de Mar del Plata
Fundación Destellos

domingo, 16 de diciembre de 2012

SOD - Live CBGB

La genderaria banda de metal-core "S.O.D" (Storm troopers of death) conformada por Billy Milano (MOD) en voz, Scott Ian (Anthrax) en guitarra, Dan Likier (Nuclear Assault) en bajo y Charlie Benante (Anthrax) en batería.
Este video presenta a la banda tocando en vivo en el legendario CBGB.

viernes, 14 de diciembre de 2012

La Différance

Jacques Derrida "Différance" (Extracto)


La différance es lo que hace, que el movimiento de la significación no sea posible más que si cada elemento llamado «presente», que aparece en la escena de la presencia, se relaciona con otra cosa, guardando en sí la marca [marque] del elemento pasado y dejándose ya hundir por la marca [marque] de su relación con el elemento futuro, no relacionándose la marca [trace] menos con lo que se llama el futuro que con lo que se llama el pasado, y constituyendo lo que se llama el presente por esta misma relación con lo que no es él: no es absolutamente, es decir, ni siquiera un pasado o un futuro como presentes modificados. Es preciso que le separe un intervalo de lo que no es él para que sea él mismo, pero este intervalo que lo constituye en presente debe también a la vez decidir el presente en sí mismo, compartiendo así, con el presente, todo lo que se puede pensar a partir de él, es decir, todo ente, en nuestra lengua metafísica, singularmente la sustancia o el sujeto. Constituyéndose este intervalo, decidiéndose dinámicamente, es lo que podemos llamar espaciamiento, devenir-espacio del tiempo o devenir-tiempo del espacio (temporalización). Y es esta constitución del presente, como síntesis «originaria» e irreductiblemente no-simple, pues, estricto sensu, no-originaria, de marcas [marques], de rastros [traces] de retenciones y de protenciones (para reproducir aquí, analógicamente y de manera provisional, un lenguaje fenomenológico y transcendental que se revelará enseguida inadecuado) que yo propongo llamar archi-escritura [archi-écriture], archirastro [archi-trace] o différance. Esta (es) (a la vez) espaciamiento (y) temporización. Este movimiento (activo) de la (producción de la) différance sin origen, ¿no habríamos podido llamarla simplemente y sin neografismo, diferenciación? Entre otras confusiones, una palabra así hubiera dejado pensar en alguna unidad orgánica, originaria y homogénea, que en un momento dado viene a dividir, a recibir la diferencia como un acontecimiento. Sobre todo, formado sobre el verbo diferenciar, anularía la significación económica del rodeo, de la demora temporalizadora, del «diferir». Una nota, aquí, de paso. La debo a una lectura reciente de un texto que Koyré había consagrado en 1934, en la Revue d'histoire et de philosophie religieuse a Hegel en Jena (reproducida en sus Études d'histoire de la penseé philosophique). Koyré hace ahí largas citas, en alemán, de la Lógica de Jena y propone su traducción. Ahora bien, en dos ocasiones encuentra en el texto de Hegel la expresión differente Beziehung. Esta palabra de raíz latina (different) es rara en alemán y también, creo, en Hegel, que más bien dice verschieden, ungleich, que llama a la diferencia Unterschied, y Verschiedenheit a la variedad cualitativa. En la Lógica de Jena, se sirve de la palabra differente en el momento en que trata precisamente del tiempo y del presente. Antes de llegar a una discusión preciosa de Koyré, he aquí algunas frases de Hegel, tal como las traduce: «El infinito, en esta simplicidad, es, como momento opuesto a lo igual consigo mismo lo negativo, y en sus momentos, mientras que se presenta a (sí mismo) y en sí mismo la totalidad, (es) lo que excluye en general, el punto o el límite, pero en ésta su acción de negar, se relaciona inmediatamente con el otro y se niega a sí mismo. El límite o el momento del presente (der Gegen-wart), el «este» absoluto del tiempo, o el ahora, es de una simplicidad negativa absoluta, que excluye de sí absolutamente toda multiplicidad y, por esto mismo, está absolutamente determinado; es no un todo o un quantum que se extendería en sí (y) que, en sí mismo, también tendría un momento indeterminado, un diverso que, indiferente (gleichgültig) o exterior en el mismo, se relacionaría con otro (auf ein anderer bezöge), pero es ahí una relación absolutamente diferente del simple (sonderns es ist absolut differente Beziehung).» Y Koyré precisa de manera digna de mención en nota: «Relación diferente: diferente Beziehung. Se podría decir: relación diferenciante.» Y en la página siguiente, otro texto de Hegel, donde se puede leer esto: «Diese Beziehung ist Gegenwart, als eine differente Beziehung. (Esta relación es [el] presente como relación diferente).» Otra nota de Koyré: «El término different se toma aquí en un sentido activo.» Escribir difiriente o différance (con una a) podría ya tener la utilidad de hacer posible, sin otra nota o precisión, la traducción de Hegel en este punto particular que también es un punto absolutamente decisivo de su discurso. Y la traducción sería, como siempre debe serlo, transformación de una lengua en otra. Naturalmente, sostengo que la palabra différance puede también servir para otros usos: inicialmente porque señala no sólo la actividad de la diferencia «originaria», sino también el rodeo temporalizador del diferir; sobre todo porque a pesar de relaciones de afinidad muy profunda que la diferancia así escrita mantiene con el discurso hegeliano, tal como debe ser leído, puede en un cierto punto no romper con él, lo que no tiene ningún tipo de sentido ni de oportunidad, sino operar en él una especie de desplazamiento a la vez ínfimo y radical, cuyo espacio trato de indicar en otro lugar pero del que me sería difícil hablar muy deprisa aquí. Las diferencias son, pues, «producidas» -diferidas- por la différance. ¿Pero qué es lo que difiere o quién difiere? En otras palabras, ¿qué es la différance? Con esta pregunta llegamos a otro lugar y otro recurso de la problemática. Que es lo que difiere? ¿Quién difiere? ¿Qué es la différance? Si respondiéramos a estas preguntas antes incluso de interrogarlas como pregunta, antes de darles la vuelta y de sospechar de su forma, hasta en lo que parece en ellas más natural y más necesario, volveríamos ya a caer de este lado de lo que acabamos de despejar. Si aceptáramos, en efecto, la forma de la pregunta, en su sentido y en su sintaxis («qué es lo que», «qué es quien» «quién es el que»...), sería necesario admitir que la différance es derivada, sobrevenida, dominada y gobernada a partir del punto de un ente-presente [étant-présent], pudiendo éste ser cualquier cosa, una forma, un estado, un poder en el mundo, a los que se podrá dar toda clase de nombres, un que, o un ente presente como sujeto, un quien. En este último caso especialmente, se admitiría implícitamente que este ente presente, como ente presente para sí, como consciencia, llegaría en un momento dado a diferir de ella: ya sea a retrasar y a alejar la satisfacción de una «necesidad» o de un «deseo», ya sea a diferir de sí, pero, en ninguno de estos casos, un ente-presente semejante sería «constituido» por esa différance. Ahora bien, si nos referimos una vez más a la diferencia semiológica, ¿qué es lo que Saussure, en particular, nos ha recordado? Que «la lengua [que no consiste, pues, más que en diferencias] no es una función del sujeto hablante». Esto implica que el sujeto (identidad consigo mismo o en su momento, consciencia de la identidad consigo mismo, consciencia de sí) está inscrito en la lengua, es «función» de la lengua, no se hace sujeto hablante más que conformando su habla, incluso en la llamada «creación», incluso en la llamada «transgresión», al sistema de prescripciones de la lengua como sistema de diferencias, o al menos a la ley general de la diferencia, rigiéndose sobre el principio de la lengua del que dice Saussure que es «el lenguaje menos el habla». «La lengua es necesaria para que el habla sea inteligible y produzca todos sus efectos.» Si por hipótesis tenemos por absolutamente rigurosa la oposición del habla a la lengua, la différance será no sólo el juego de las diferencias en la lengua, sino la relación del habla con la lengua, el rodeo también por el cual debo pasar para hablar, la prenda silenciosa que debo dar, y que igualmente vale para la semiología general que rige todas las relaciones del uso y al esquema del mensaje, el código, etc. (He tratado de sugerir en otra parte que esta diferencia en la lengua y en la relación del habla con la lengua impide la disociación esencial que en otro estrato de su discurso quería tradicionalmente señalar Saussure entre el habla y la escritura. La práctica de la lengua o del código que supone un juego de formas, sin sustancia determinada e invariable, que supone también en la práctica de este juego una retención y una protención de las diferencias, un espaciamiento y una temporización, un juego de marcas [traces], es preciso que sea una especie de escritura avant la lettre una archiescritura sin origen presente, sin arkhe. De donde la tachadura regida por la arkhe y la transformación de la semiología general en gramatología, operando ésta un trabajo crítico sobre todo lo que, en la semiología y hasta en su concepto matriz -el signo- retenía presupuestos metafísicos incompatibles con el motivo de la différance.) Podríamos sentirnos tentados por una objeción: ciertamente, el sujeto no se hace «hablante» más que comerciando con el sistema de las diferencias lingüísticas; o incluso el sujeto no se hace significante (en general, por el habla u otro signo) más que inscribiéndose en el sistema de las diferencias. En este sentido, ciertamente, el sujeto hablante o significante no estaría presente para sí en tanto que hablante o significante sin el juego de la diferencia lingüística o semiológica. Pero ¿no se puede concebir una presencia y una presencia para sí del sujeto antes de su habla o su signo, una presencia para sí del sujeto en una consciencia silenciosa e intuitiva? Una pregunta semejante supone, pues, que antes del signo y fuera de él, con la exclusión de todo rastro [trace] y de toda différance es posible algo semejante a la consciencia. Y que, antes incluso de distribuir sus signos en el espacio y en el mundo, la consciencia puede concentrarse ella misma en su presencia. Ahora bien, ¿qué es la consciencia? ¿Qué quiere decir «consciencia»? Lo más a menudo en la forma misma del «querer decir» no se ofrece al pensamiento bajo todas sus modificaciones más que como presencia para sí, percepción de sí misma de la presencia. Y lo que vale de la consciencia vale aquí de la existencia llamada subjetiva en general. De la misma manera que la categoría del sujeto no puede y no ha podido nunca pensarse sin la referencia a la presencia como upokeimenon o como ousia, etc., el sujeto como consciencia nunca ha podido anunciarse de otra manera que como presencia para sí mismo. El privilegio concedido a la consciencia significa, pues, el privilegio concedido al presente; e incluso si se describe, en la profundidad con que lo hace Husserl, la temporalidad transcendental de la consciencia es al «presente viviente» al que se concede el poder de síntesis y de concentración incesante de las marcas.
Ver texto: Derrida en Castellano

martes, 4 de diciembre de 2012

Biopolítica, Populismo y Poscolonialismo: Una mirada periférica

Biopolítica, Populismo y Poscolonialismo: Una mirada periférica

Este texto propone propuestas y desafíos para un campo de los estudios poscoloniales latinoamericanos pero desde una perspectiva localizada en la que los propios sujetos de estas realidades puedan desarrollar saberes/poderes que les sean de utilidad para procurar la vida de las poblaciones en los territorios latinoamericanos.Poscolonialismo Biopolitica Pop Esteves
Un abordaje de la cultura latinoamericana a partir de la historia, la crítica, la literatura y la filosofía.

228 - AK47

Esta chica tiene un lindo tatuaje de una AK 47 con el número 228 en su antebrazo. Esto puede ser una combinación aleatoria de elementos ó puede ser una marca, como una cuenta, en la que se registra la cantidad de enemigos eliminados en combate. 
Foto Tatoo

Rock 'n'Roll

Sexo, droga y rock and roll

lunes, 3 de diciembre de 2012

IX Congreso Semiótica - 1ª circular

TEORÍAS, METODOLOGÍAS E INTERDISCIPLINARIDADES
5, 6 y 7 de setiembre de 2013
 Mendoza – Argentina
Universidad Nacional de Cuyo
 
Primera circular
Del 5 al 7 de septiembre se llevará a cabo, en Mendoza – Argentina, en de sede de la Universidad Nacional de Cuyo, el IX Congreso Argentino  y IV Congreso Internacional de Semiótica de la Asociación Argentina de Semiótica, titulado Derivas de la Semiótica. Teorías, metodologías e interdisciplinaridades.
La Asociación Argentina de Semiótica se propone en este nuevo encuentro reflexionar y realizar un balance sobre el devenir epistemológico de la Semiótica durante su breve pero intenso desarrollo  disciplinar. Convoca a participar a docentes-investigadores, becarios y alumnos avanzados  de  los  diversos  centros y carreras  universitarios que estén realizando  actividades  de  investigación  y  docencia  en  el  campo.
En esta nueva edición del tradicional congreso de la AAS, se procurará avanzar en el trazado de la cartografía de los estudios semióticos en Argentina que se comenzara a trabajar en el anterior encuentro, profundizando en el análisis crítico de los dinámicos bordes configuradores y configurantes de la disciplina.
 
Organiza: AAS - Asociación Argentina de Semiótica

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Pánico y Locura en el final de Problemas Filosóficos Contemporáneos II

LLega el maldito momento en el año en el que la rutinaria labor del docente universitario requiere un esfuerzo extraordinario. Éste momento es la instancia de evaluación al final de la cursada. El esfuerzo extraordinario no tiene que ver con medir los conocimientos adquiridos por el estudiante sino el trámite burocrático de calificar arbitrariamente un número considerable alumnos en un proceso casi de dimensiones industriales. En ese proceso industrial de calificar alumnos en una escala numérica del 1 al 10, cumplo la función de mecanismo. Soy como una de las pequeñas manijitas que deja caer las distintas bolillas (los alumnos) en un casillero con un número.
Completamente consciente de esta tarea, -en especial en la cátedra que trabajo, Problemas Filosóficos Contemporáneos II, en la Facultad de Filosofía y Letras, de la Universidad de Buenos Aires- larga y tediosa, es que emprendí la jornada tomando finales en una sesión casi maratónica. Esto sin siquiera mencionar las peripecias para llegar en hora hasta Púan con el más implacable calor de diciembre.
En cierto punto y establecido desde arriba -de la cátedra- hacia abajo, todo se resume a entregar las actas con las notas de los alumnos antes de que cierre el cuatrimestre. Esto en principio parece fácil, incluso un acto administrativo rutinario, sin embargo clasificar en un continuo del 1 al 10 toda la ignorancia de los estudiantes es tanto injusto como imposible. Por eso mismo evaluar no busca ni hacer justicia ni posible medir el conocimiento del alumno. 
El trabajo de evaluar se parece más al de marcar ganado que al de enseñar o aprender. En este sentido se me podría considerar un hábil manejador de ganado. 
Aunque el cargo de menor jerarquía -ayudante de cátedra- ya llevo más de diez años realizándolo y entre mis colegas se me considera competente a pesar que todos tengan sus críticas y reservas sobre mis posiciones teóricas. En este sentido mi lugar en la cátedra se debe más a una cuestión práctico-administrativa que de mérito académico. Sin duda tengo menos credenciales que mis compañeros, pero nadie espera de mi que sea una eminencia de la historia de la filosofía tanto como que pueda dar una clase sobre Marx, Hobbes o Walter Benjamin, y por sobre todo, que pueda evaluar.
Siento como si mi lugar en la cátedra fuera el del verdugo, como si mi desapego al proceso de calificar alumnos fuera algo apreciado a tal punto que ése fuera el principal valor que le aporto.
Sea lo que fuere -más allá que esté concursado en mi cargo- que me mantiene en mi empleo, lo aprecio secretamente, a pesar de que no me permite, lo que en filosofía se dice, "llevar una buena vida", al menos me permite llevar una vida. O como me gusta pensarlo, "de algo hay que morir". Que mejor que morir de la filosofía.
Debíamos evaluar a las 68 alumnos de la cátedra de forma oral. Esto es revisar el programa de la materia, al menos los temas principales. Como si uno pudiera en 5 ó 7 minutos revisar la dialéctica hegeliana, la ética de la acción y los principios de la filosofía analítica. Esta claro que esta actividad es una carnicería del pensamiento filosófico. Se lo corta como una pieza de carne y se le pone un valor. Los estudiantes haciendo cola en la puerta como las vacas esperando entrar al matadero. Las jovenes mentes ingenuas que creen que su conocimiento será auditado no son más que actores o cantantes en un concurso que reciben sin más su veredicto con un número.
La instancia de evaluación se desarrolla generalmente a lo largo de 3 ó 4 horas, en la que un grupo de docentes -los ayudantes- distribuidos en distintos rincones del aula se sientan frente a un alumno y le hacen preguntas sobre el programa. Siempre hay entre 3 y 4 docentes tomando simultaneamente, alguien -genralmente un adscripto- que ordena la entrada y el profesor que se encarga de cargar las notas a las actas. Como un trabajo industrial con su división del trabajo. Así es como funciona la unidad productiva de la cátedra. 
Generalmente no todos los ayudantes se quedan las 3 ó 4 horas completas. Claramente es una actividad que no se puede prolongar más que esto sin afectar al docente. En mi caso, y por lo dicho anteriormente, suelo estar desde que empieza hasta que termina la evaluación. Como dije, en parte es por esto que me quieren en la cátedra. Para ejecutar esta labor.
Como toda actividad pesada de baja remuneración que se realizan en el radio de la región metropolitana -léase ciudad de Buenos Aires y Conourbano- se lleva a cabo "tracción a merca". Esto es tomando cocaina. La única manera de ponerle la "caripela" a 15 pibes que te vienen a hablar de filosofía y que si los tenés que evaluar por lo que realmente dicen (y no por una doble hermenéutica de la indulgencia pedagógica) simplemente tenés que echarlo del aula de la misma manera que jesús expulsó a los mercaderes del templo.
Pero la evaluación no es un acto de mesianísmo redentor. No estoy ahí para reconciliarte con el mundo de las ideas y la verdad verdadera. Estoy ahí para poner un número. Del 1 al 10. Soy un mecanismo de una maquina burocrática que adoctrina cuerpos en un disciplina de supuesto saber. En este sentido no me considero más que un profesor de educación física. Tal vez menos. El profesor de educación física, en toda su mediocridad, acondiciona los cuerpos para una actividad vital como la vida. La disciplina filosófica -más como es adoptada por estos filisteos- no tiene ni remotamente este efecto sobre el cuerpo. Por el contrario, bajo el mito platónico del mundo de las ideas, la disciplina filosófica olvida en su dialéctica y analítica la instancia del cuerpo. Lo veo concretamente. Cada vez que veo una joven atractiva que comienza a estudiar filosofía me lamento por lo que se convertirá cuando termine. Tal vez al final de su carrera como estudiante se convierta en una licenciada en filosofía, perso se su cuerpo se transformará en el pálido recuerdo de esa bella joven que era antes de comenzar.
Reconociendo esta debilidad del cuerpo del filósofo, o de la labor filosófica ... en realidad -para el caso que remite- de la docencia universitaria. Hace mucha justicia el dicho popular que dice: "El que sabe hacer, hace, el que no, enseña". En este sentido la docencia es el lugar en el que los inútiles no pueden hacer daño a la sociedad. Como si tener un inútil enseñando en cualquier nivel no fuera algo que hiciera daño a la sociedad. Pero nuevamente, no se trata de hacer justicia sino de calificar, poner un número, matizar dentro de lo imperfecto el grado imperfección.
En este sentido matizo la sensibilidad con la eficiencia para realizar la tarea al tomar cocaina. La cocaina es un excelente estimulante para afrontar tareas pesadas como la evaluación en serie.
Cada dos, tres (el intervalo que convenga) alumnos una escapada al baño para darse un saque. En el baño uno se encierra en un inodoro siempre intentando no tocar nada -ya que los baños de filo son célebres por su estado deplorable- y ponerse a mañobrar con la bolsita. De las múltiples técnicas para tomar cocaina en los baños públicos -que van desde la moneda, el hueco del puño, incluso la desagradable de tomar de la tapa del inodoro- puedo decir que desarrollado una propia. La técnicas requiere un sorbete como el que se utiliza para tomar bebidas y cualquier volante o tarjeta de las que se reparten gratuitamente en la calle o en los locales. Se vierte el polvo sobre la tarjeta y se aspira por la pajita. Un procedimiento rápido e higiénico.
Así, bien duro (bien drogado), con la sensibilidad bien anesteciada, es que el mecanismo hace mover al engranaje y los alumnos pasan se los escucha y se les atribuye un número. Este no es un trabajo de precisión como es un trabajo de escala. No nos piden encontrar a un Mozart sino que ordenemos a los Salieris. Como las personas que trabajan en un depósito moviendo cajas de un lado al otro llenando las ordenes que les envían.
Cuando volví del baño tras aspirar cocaina por segunda vez -y tal vez en una dosis un poco más alta de lo devido- el calor agobiante y la falta de oxígeno en el aula se empezó a sentir.
La alumna había comenzado a contestar la pregunta cuando sentí pesadamente las reververaciones de las voces dentro del aula. Sentía que me bajaba la presión, me faltaba el aire, y los sonidos me apabullaban, mientras que una alumna me hablaba sin que la pudiera ni oir ni entender. Era como la escena de la película "Salvando al soldado Ryan" donde Tom Hanks aturdido por una explosión se encuentra frente a un soldado que le pregunta que hacer y este no puede contestar ni entrar en sí.
Me imaginaba -con cierto deleite cínico- cayendo sin conocimiento frente a la alumna y que saliera rodando de mi bolsillo la bolsa de cocaina abriendose y mostrando su contenido. Esto con salvataje de los servicios de emergencias y expediente académico y por medio.
Tratando de controlar la respiración para recobrar el aliento para decirle a la alumna que me excuse que debía tomar aire, fué que logré recuperar la compostura para seguir adelante.
Fué un momento de pánico detonado por el calor, el ruido y el exceso de estimulantes. El episodio no duro lo suficiente para que nadie lo pudiera percibir, incluso la misma estudiante que se encontraba frente a mi.
Para cuando había terminado ya me encontraba mejor. Tomé un poco de agua para recomponerme y seguí adelante con la evaluación. A este episodio le siguieron 8 alumnos más y dos viajes al baño para tomar cocaina.
La verdad fué un trabajo muy duro, fueron muchos alumnos que tuve que calificar y requirió mucha cocaina.

No quiero ser Emo, Quiero ser Kiss


martes, 20 de noviembre de 2012

Ice T ó Té heleado

A veces la fonética da lugar a malos entendidos, como en el caso del rapero y actor de TV (La ley y el orden UVE) Ice T, que fonéticamente también suena "Té Heleado"
a

martes, 3 de julio de 2012

Tito Ortiz se Despide

El ex-campeón de peso semi-completo de la UFC y miembro del salón de la fama (Hall of famer) de esa liga, Tito Ortiz entra al octágono por última vez. El gran luchador de artes marciales mixtas a quien homenajeamos desde este blog, Tito Ortiz , se retira de las mma. Su pelea final será este sábado 7 de julio del 2012, en el evento UFC 148 Silva vs Sonnen II. El evento será transmitido por Fox Sports en latinoamerica y las peleas preliminares se pueden ver por facebook.
Ortiz se enfrentará a Forrest Griffin, un rival ya conocido para Tito.  Esta es la tercera vez que se enfrentan Tito Ortiz y Forrest Griffin. El saldo de estas peleas fue de una victoria y una derrota para Tito. El primer enfrentamiento lo ganó Tito, el segundo Forrest Griffin (Ver Video Pelea Tito Ortiz vs Forrest Griffin II).
Tito siempre luchó contra contrincantes que fueran o hayan sido campeones.
El los últimos años Tito no había ganado ninguna pelea salvo contra Ryan Vader en UFC 132 (Ver Video Tito Ortiz Ryan Vader).
La verdad es que vamos a extrañar a Tito y el impulso que supo imprimirle a este deporte con su brutal estilo de lucha.

lunes, 18 de junio de 2012

Años esperando la despenalización

La despenalización de las drogas en la Argentina es algo que se hizo esperar. El testimonio de Olga (reserva su apellido) que recibe que gran entusiasmo la iniciativa de la despenalización de las drogas en la Argentina nos dice: -"Hace años que tengo ganas de fumarme un porro y sentir que al hacerlo ejerzo un derecho democrático. Para serte sincera, nunca me importó que la marihuana sea ilegal, yo la fumaba igual, sin ninguna culpa. Pero ahora que se me reconoce ese derecho que vengo ejerciendo -en calidad de persona adulta, en realidad de vieja, ya tengo mis años (Olga no los quiso revelar). La despenalización por un lado cambia algo y por el otro no cambia nada. No cambia nada porque voy a seguir fumando como siempre fumé. Lo que cambió es que ahora cuando fumo un porro lo hago en condición del ejercicio de un derecho que supimos ganar los activistas, organizaciones cannabicas y los políticos que entre oportunismo y necesidad se sumaron a esta causa. Para festejar esta victoria voy a usar mi pipa de agua un ponerme de la cabeza".
Agradecemos a Olga su testimonio.

Discurso Político: La teoría de Brian

¿Qué es el discurso? ¿Qué relación guarda éste con la política? Primero habría que aclarar que el discurso no es una situación o modalidad particularidad de habla sino la posibilidad de darle sentido  a una situación a través de la articulación y manipulación de valores significantes y retóricos (o estéticos) respectivamente. El discurso funciona como una matriz de inteligibilidad que hace posible un campo de decibilidad estableciendo lo que puede ser dicho y los límites del decir. El discurso es lo que permite establecer ordenes entre las cosas. Estos ordenamientos se sedimentan las disciplinas que constituyen discursos que construyen objetos y Sujetos de supuestos saberes.
El discurso no es un mero fenómeno lingüístico sino que posée una dimensión material y efecto pragmático concreto sobre el mundo de la vida. El discurso funciona como una lógica que posibilita y articula procesos -ideológicos- en distintos niveles generando campos de decibilidad y visibilidad. El discurso cubre la realidad como un velo prestándole sustancia para un juegocomo en el rompecabezas en el falta una ficha, la que posibilita el movimiento de todas las demás- en el que debemos completar una imagen ya desde el principio incompleta. Esta incompletitud del lenguaje es la misma condición que  permite el desplazamiento que posibilita el juego de las significaciones. Todos los movimientos del lenguaje son posibles gracias a la pieza faltante, el agujero, el espacio vacío que permite que las piezas del rompecabezas, las unidades significantes se muevan intentando recrear una imagen cerrada y completa de lo que buscarepresentar”.
¿Qué hace de un discurso político?  El discurso político no se genera en la emisión, esto es, la intención del hablante, sino en la recepción. El discurso político es un efecto de la recepción. Esto significa que lo que hace políticco al discurso es su efecto polémico, su capacidad de construir un destinatario antagónico que además plantea una frontera en la identidad.  El discurso político es el que permite montar este complejo andamiaje en el que ordena a unos contra otros. No hay una condición enunciativa específica del discurso político más allá de este efecto polémico. Esto significa que tanto una canción, un poema, un artículo en un períodico, una afirmación en un espacio público,
Siempre y cuando genere este efecto de juntar en torno a una cuestión y excluir algo de esa identidad (marcando así el límite de la misma) es un discurso político.
El discurso se relaciona con dos categorías claves para la política: las identidades y los sujetos. Tanto los sujetos como las identidades son posibles por medio del discurso. Podríamos decir que un discurso es político cuando permite constituir identidades que se pueden presentar como Sujeto en una situación de enunciación dada. Por esto el discurso es relevante para la política. Posibilitapor medio de la enunciación(*)-  los desplazamientos subjetivos que permiten las identificaciones colectivas que se generan en los procesos de masas.
El discurso es importante para la política porque permite constituir sujetos. ¿Que es un Sujeto? El Sujeto es un posición en un enunciado (Sujeto/Predicado). El discurso (la enunciación) hace posible que se pueda hablar en nombre de alguien: El Sujeto. El sujeto, como construcción del discurso, al mismo tiempo genera un efecto de cierre intentándo imponer un sentido de complitud.
El Sujeto es un punto de cierre o sutura de un discurso que intenta totalizar un juego del lenguaje. El discurso es lo que posibilita estos movimientos hegemónicos, de cierre de sentido, de totalización de la significación (ej. La ciencia política es esto! El FMI imponiendo medidas a otros países. Las democracias son determinadas instituciones que poseen los países del norte) .
El discurso, como campo para estas articulaciones, es un ámbito de estrategia, lucha y resistencia para la política. Los alcances materiales del discurso van muchos más allá de la capacidad de constituir identidades y sujetos.  El discurso se puede materializar en múltiples manifestaciones y posee distintos soportes, como las instituciones, los medios de comunicación, incluso la arquitectura.
El discurso, como principal transmisor de ideología, brinda una estructura que sustenta los mecanismo que constituye una realidad que se intenta presentar como cerrada.  En este esquema la ideología es la (dis)”torsiónque se ejerce a través del discurso para establecer un orden en el que se privilegia a un Sujeto particular. Un ejemplo, para el liberalismo el sujeto es la burguesía; para el comunismo el sujeto es el proletariado; para el populismo el sujeto es el pueblo.

Sobre la Vida de Brian: (Life Of Brian, 1979) Film del grupo de comedia inglés Monty Python.

La teoría del discurso de Brian propone que el discurso político funciona como La  película  en la que Brian es confundido con Cristo. Brian es completamente consciente que él no es ni el mesias ni el hijo de dios sino un judío común y corriente de la palestina del ano 0.
Sin embargo y a pesar de lo que afirma Briaan todos están convencidos que Brian es el mesias.
Esta película ilustra el principio del discurso político fundando en la recepción. Esto es, el discurso político no se construye desde la emisión sino desde la recepción.
Esto es como decir que en ciertos sentidos el discurso político es contingente, como en el caso de Brian, que una eventualidad llevó a que todos creyeran que el era el mesias. En muchos sentidos esto funciona en la realidad, cuando por ejemplo un artista compone una canción (o  en este caso mismo) filman una película que causan distintos tipos de reacciones de rechazo, censura, etc.
En este caso podríamos decir que el discurso político, es como la identidad, un efecto residual, una consecuencia inesperada de un acto contingente.
La contingencia es una condición del discurso político en muchos sentidos, especialmente en que no existen significados sobredeterminados, esto es, escenciales o puros. El mesias
podía ser cualquiera y no habría nada bendito o sagrado en ello. Un ejemplo de esto es el enfrentamiento entre el Frente para la Liberación de Palestina y el Frente Palestino para la Liberación.  La diferencia es meramente formal entre estos dos frentes idénticos sin embargo  se enfrentan a muerte.
La teoría del discurso intenta dar cuenta de porque no se necesita ser el mesias para ser el cristo y como no se necesita ser montonero para ser el reivindicar las causas de los 70.
El discurso permite establecer un tendido de sentido precario en una situación inestable y caótica. Es el discurso el que impone un sentido de estabilidad en una situación que se presenta continuamente como un constante devenir contingente.
Esta película también muestra la frágil relación de la hegemonía, esto es la imposibilidad de cerrar un discurso. Ni los romanos, ni los sacerdotes, ni los seguidores del mesias consiguen imponer su discurso, su realidad, como totalidad cerrada.
La hegemonía es este inestable orden incapaz de imponerse como completo pero que disputa la significación del sistema.
Una discusión de fondo en torno a los enfoques puramenteretoricistas en contra a una ontología del acontecimiento que demanda una fidelidad en la cuenta de lo sucedido.
Esto es básicamente  la tensión entre plantear que la existencia de de cristo es un mero simulacro en contra que realmente hubo un acontecimiento que frente a lo incontenible de lo real fue significado por medio del discurso de la manera que todos conocemos