miércoles, 4 de julio de 2007

Si te gusta la lucha andá a ver un partido.

El lamentable resultado del partido entre Tigre y Nueva Chicago el pasado 27 de junio que dejó como saldo una muerte, caos y destrucción es un simple indicador de los niveles de violencia descontrolada que se ha alcanzado en el fútbol.

El Estado y la política son cómplices y facilitadores de estas situaciones.

Hace falta voluntad política para hacer algo al respecto. Mientras el gobierno y los dirijentes de la AFA se quedan de brazos cruzados los verdaderos fanáticos de este deporte son los rehenes de esta situación