sábado, 21 de abril de 2012

Demostración Violenta: Ó Sobre la idea del pacifismo

-Yo prefiero la demostración pácifica, como Ghandi- muchos dicen respecto a la mejor postura frente a la dominación e injusticia. Lo interesante de la posición pacifista es que asume que el propio pacifismo será adoptado por el otro. Algo así como si el dominador, frente a los dominados, que le disputan dicha dominación por medio de una manifestación pacífica (pero que ya en su simple manifestación está presente una fuerza), diga, ya que son pacíficos no voy a necesitar que usar la violencia para volverlos a dominar.
Esto, en alguna clave utilitaria, nos podría hacer pensar el pacifismo como un táctica y una estrategia. La diferencia estaría en el papel que este juega en un plan o programa político, concretamente en una lucha contra-hegemónica, algo que por sí está implicito en el pacifismo. El pacifismo lo ejercen los que no tienen el poder. Jamas un poderoso será pacifista. Pero un pacifista necesariamente será débil o estará dominado por alguien más.
Podríamos pensar el pacifismo como la política de los dominados o sin poder. En este sentido el pacifismo no es una posición política virtuosa sino una consecuencia de un estado de dominación que no permite otro despliegue político que el pacifismo. Esto es, manifestarse con la condición de ser pácificos, es decir, renunciar a la fuerza, la violencia, que en definitiva constituye cualquier orden político.
Moraleja:: Haga algo por la paz. Mate a un pacifista.