viernes, 13 de abril de 2012

Juventud, Divino, Tesoro

Solo en el momento de la pre-adolescencia se pueden realizar cosas tan carentes de prudencia que solo se explica por esta incapacidad de superar la etapa narcisista de su desarrollo psíquico. En otras palabras, se creen omnipotentes y por ende inmortales, lo que explica este tipo de proezas infantiles