martes, 5 de diciembre de 2006

La Familia

"La Familia" en los discursos inagurales de De la Rua, Rodriguez Saa, Duhalde, Kirchner 

De la Rúa
10 de diciembre de 1999



"...pueblo de mi Patria: en cumplimiento del mandato constitucional, que en la República es el mandato del pueblo, invocando la ayuda de Dios y con la compañía siempre solidaria de mi familia, asumo hoy ante el Honorable Congreso el cargo de presidente de la Nación Argentina."


"La transparencia, la honestidad, la austeridad, la lucha permanente contra cualquier forma de corrupción, la convicción profunda de servir a la gente y no a sí mismos o a grupos privilegiados a la sombra del poder será un presupuesto insoslayable de mi gestión. Desde el presidente de la Nación hasta el último agente del Estado, la vigencia de estos principios es el punto de partida para el nuevo camino.
Pero el proyecto sería limitado si se orientase sólo a recuperar las reglas de moralidad que a todos nos vienen de la familia y de la escuela. Quienes se hayan apartado o se aparten de esas normas elementales para todo gobernante o funcionario serán sometidos a los jueces de la Nación. (Aplausos.)"

El apoyo del Estado debe llegar a las familias más pobres, que muchas veces han perdido la esperanza, a los jóvenes que están en situación de no estudiar ni trabajar, a las mujeres -sobre todo a las jefas de hogar que están solas a cargo de sus hijos-, a los jubilados cuyos ingresos no alcanzan para una vida digna.

La construcción de viviendas atenderá a las familias y creará empleos en un programa de amplio alcance para contemplar la necesidad prioritariamente de los sectores de menores recursos. Se jerarquizará el hábitat mediante un reordenamiento territorial que resguarde el espacio urbano de asentamientos, con equipamiento comunitario y condiciones ambientales indispensables para el desarrollo pleno. Es fundamental promover la participación de organizaciones no gubernamentales en el desarrollo de estos programas.

Quiero asegurarles a los argentinos que con esfuerzo y dignidad construyen diariamiente la grandeza de la Patria que vamos a vivir en una tierra de oportunidad, de certeza y de transparencia. Convoco a todos a iniciar, con la ayuda de Dios, este nuevo camino que significa un verdadero compromiso con la gente para una vida mejor.

Rodriguez Saa
22 de diciembre de 2001



Todo esto no podemos ocultarlo y todos debemos reflexionar sobre lo que sucedió esa noche... porque será a través de esa mirada y de ese análisis que encontraremos los caminos, los procedimientos y los instrumentos que nos llevarán a dejar atrás para siempre esa situación que nuestro pueblo y nuestros hijos no merecían.


En esas jornadas vimos algo que no pudimos nunca imaginar los hombres y mujeres que integramos esta democracia que tanto dolor y sangre costó a los argentinos antes de 1983, nada más y nada menos que el símbolo de la lucha por su recuperación, me refiero a las Madres de Plaza de Mayo reprimidas, inexplicablemente, por las fuerzas de la democracia.
No puedo dejar de rendir un homenaje a los muertos en estas jornadas..., sangre innecesariamente derramada... ¡Señores legisladores!... Qué necesidad había de estas muertes..., del dolor de estas familias que perdieron a sus seres queridos por nuestra desidia, nuestra ceguera y tal vez hasta nuestra irresponsabilidad..


Estas pérdidas irreparables son la bisagra que hará posible una nueva Argentina..., con un nuevo estilo de gobernar..., un gobierno para treinta y siete millones de argentinos que creyeron que en cada uno de nosotros encontrarían una persona que trabajará para ellos..., para su presente y el futuro de sus hijos...

Esta madrugada comenzamos a instrumentar el plan social para crear un millón de oportunidades de trabajo... Debemos esforzarnos y pido ayuda para que esto se concrete en el más breve tiempo posible de manera que dentro de un mes estemos pensando en ampliar este plan para acercarnos al sueño de hacer cierto que cada argentino tenga su fuente de trabajo.
Esto es posible pero sin corruptelas..., que el esfuerzo del Estado y del Gobierno llegue a la gente y que entendamos que la oportunidad debe ser, en primer lugar, para el grupo familiar. Donde haya una familia sin empleo ésta será la prioridad.

Duhalde
1 de enero de 2002



Desde mañana, sin delegar la responsabilidad en la recuperación de la paz social que me compete y la tarea que debo realizar, estaremos trabajando junto con las fuerzas políticas, empresariales, laborales y organizaciones no gubernamentales en la elaboración inmediata de un programa de salvación nacional. Participar de ese abierto proceso de diálogo es afirmar que queremos mirar de frente a cada argentina y a cada argentino para decirle que conocemos sus angustias y desesperanzas, y que estamos dispuestos a salvar solidariamente a la Nación recuperando la dignidad de cada miembro de la comunidad.

Quiero decirles que estamos en una situación límite; lo sabemos. No tenemos crédito externo ni crédito interno. Están metidos en el famoso "corralito" 65 mil millones, entre pesos y dólares, que los bancos han prestado a empresas, familias o al sector público

Como consecuencia de la depresión económica la caída de nuestro ingreso por habitante alcanzó un 12 por ciento. También aumentó la desocupación, superando todos los registros históricos del país, y el índice de pobreza llegó al 40 por ciento de la población. Eso significa, ni más ni menos, que 15 millones de hermanos nuestros viven debajo de la línea de pobreza

Kirchner
25 de mayo de 2003


Queremos ser la generación de argentinos que reinstale la movilidad social ascendente, pero que también promueva el cambio cultural y moral que implica el respeto a las normas y las leyes. En este marco conceptual queremos expresar los ejes directrices en materia de relaciones internacionales, manejo de la economía, los procesos de la salud, la educación, la contención social a desocupados y familias en riesgo y los problemas que plantean la seguridad y la justicia en una sociedad democrática.
Profundizar la contención social de las familias en riesgo, garantizando subsidios al desempleo y asistencia alimentaria, consolidando una verdadera red federal de políticas sociales integrales para que quienes se encuentran por debajo de la línea de pobreza puedan tener acceso a la educación, la salud pública y la vivienda.

Una sociedad con elevados índices de desigualdad, empobrecimiento, desintegración familiar, falta de fe y horizontes para la juventud, con impunidad e irresponsabilidad, siempre será escenario de altos niveles de inseguridad y violencia. Una sociedad dedicada a la producción y proveedora de empleo dignos para todos resultará un indispensable apoyo para el combate contra el delito

Para comprender la problemática de la seguridad encontramos soluciones que no sólo se deben leer en el Código Penal, hay que leer también la Constitución Nacional en sus artículos 14 y 14 bis, cuando establecen como derechos de todos los habitantes de la Nación el derecho al trabajo, a la retribución justa, a las condiciones dignas y equitativas de labor, a las jubilaciones y pensiones móviles, al seguro social obligatorio, a la compensación económica familiar y al acceso a una vivienda digna, entre otros.

Conclusión

Somos una familia muy normal.

2 comentarios:

Peluson of Blood dijo...

Muy bueno!!!

Tenés otro tópico?

Saludos,

Ric.

rickyesteves dijo...

Tito Ortiz,

Quería felicitarlo por lo sistemático que ha sido para trabajar este corpus. Como se nota, este borrador de análisis del discurso nos ayuda a entender la metodología del análisis del discurso.

Saludos Cordiales,

La Cátedra de Técnicas de Investigación.