domingo, 3 de diciembre de 2006

the ricky esteves experience




Haga Click para the ricky esteves experience



Licenciado en Ciencia Política de la UBA, Institución en la que se desempña como docente de la materia "Técnicas de Investigación en las Ciencias Sociales". Es, como le gusta decir: -"El último eslabón de la cadena educativa, bué, sin tener en cuenta a los estudiantes". El pibe sigue estudiando posgrados que seguramente le asegurarán un futuro de muy poco prolífero y de una segura ruina financiera.



Aunque a nuestro amigo Ricardo le gusta mucho la filosofía, ha llegado a la conclusión que en total contradicción con lo que proponian los giegos -tipos de dudosa moral que vestían túnicas- que la filosofía es una forma de vida; esta es, contemporánemente una forma de morires. Si se quiere, de a poco y de hambre.



Pero de algo hay que morirse, y se me dan a elegir entre morir de una enfermedad infecciosa y de filosofía, prefiero la última. Pero para mi desgracia no me dan para elegir, así que tal vez muera de otra cosa además de a causa de la filosofía.



Ricardo ha decidido -bajo coherción de su compañera- compartir su vida con Haydee, el amor de su vida.



A Ricardo le gusta mucho, pero mucho la música. Sin ningún talento o aptitud para desempeñarse como instrumentista incurrió en el cultivo del arte de interpreatar instrumentos de cuerdas.



Fanático de todo lo que haga ruido estridente, desde Slayer hasta Coltrane en su peores etapas de adicción a la heroina, Ricardo ha logrado reunir una considerable colección de música, la cúal, para desgracia de sus vecinos suele escuchar a un volúmen un poquito elevado.



Entrando ya en las características más patológicas de este joven muchacho, podríamos decir que tiene graves problemas con la autoridad y un profundo desprecio por la forma de vida burguesa.



Activista político de izquierda, lleva adelante una práctica troskista-pragmática, lo que lo mantiene bastante aislado, y por suerte para la ciudadanía, con pocas posibilidades de ocupar un cargo público.



Por último Ricardo tiene una gran pasión por la jardinería, espcialmente por las plantas de cultivos, y sobre todo si estos cultivos brindan frutos que puedan ser convertidos en sustancias psicoactivas.