viernes, 7 de agosto de 2009

Benedicto XVI Sobre la Pobreza en la Argentina


Un análisis del discurso desde la perspectiva del "vale todo" sobre las declaraciones del papa Benedicto XVI -Joseph Ratzinger- sobre la pobreza en la Argentina arrojaría los siguientes resultados.
Alguien se acercó al Santo Padre y le dijo: -Su santidad, dentro de poco se realizará un colecta en la Argentina y durante los últimos años la recaudación ha caído. Benedicto conducido por un genuino sentimiento de compasión por los pobres argentinos ó tal vez después haberlo meditado por un instante y haberlo consultado con uno o dos obispos resolvió redactar en un comunicado papal la necesidad de donar por la creciente pobreza. Contingentemente en la Argentina resulta que se había propagado la pobreza, pero como se viene encubriendo con las intervenciones de Moreno en el INDEC y la manipulación de los números, parecía que el parecía que el papa con sus poderes sobrehumanos podía ver la verdad más allá del simulacro kirchnerista. El papa nos ha descubierto.
El gobierno que se encuentra en modalidad conciliatoria no puede darse el lujo de confrontarse con la iglasia así que aplicó la estrategia del Ju-jitsu (o judo) concordando con las palabras del santo padre. El gobierno respondió: -Claro que la pobreza es una cuestión que hay que atender urgente. Estamos de acuerdo y tenemos que ocuparnos de forma prioritaria. Esto es lo mismo que decir, "estamos de acuerdo con el papa".
Pero la fabulosos de la enunciación es que uno puede enunciar "estamos de acuerdo con el papa" y estar diciendo algo completamente distinto. El enunciado decir estar de acuerdo, pero la enunciación dice, "no vamos a confrontar con el papa". Incluso esto puede ser leído como "No nos metemos con tu colecta pero ustedes aflojan un poco". Casi como un gesto, nos dejamos pegar una porque sabemos que es importante para ustedes esta colecta. No les tocamos el negocio, la platita, y apoyamos las palabras de su santidad.
Casi como un idioma de entendimiento de la hostilidad.
A todo esto -el elemento de contingencia está- el papa tal vez no intentaba criticar directamente al gobierno de los Kirchner (o sí) tanto como promover la colecta "+x-". De todas formas no hubiera hecho falta que el papa tuviera la intención de criticar a los Kirchner para que esto diera pie a Begoglio.
En tiempo de diálogo con los distintos sectores los Kirchner se comportan con mucha calma y aplican la retórica del ju-jitsu que tan bien ejecuta el jefe de gabinate Aníbal Fernandez.
En definitiva el papa está preocupado por los pobres argentinos. Los Kirchner están de acuerdo con el papa.
En el medio de todo este asunto están los pobres. De esos se habla mucho pero se hace muy poco. Los pobres son el capital de discursos como el político y el religioso. Esto es casi una disputa por el significante pobres. Como hacer cosas en nombre de los pobres invistiera de cierta legitimidad que despierta compasión.