lunes, 7 de julio de 2008

La versión romántica de Hollywood de las armas de destrucción masiva: El B-36 Peacemaker.

La película de 1955 titulada SAC -Strategic Air Command- protagonizada por Jimmy Stewart presenta una visión idealizada del poderío militar norteamericano. Estos dos pequeños clips de esta película en la que el avión bombardero más grande que se haya construido en la historia tiene un rol protagónico vemos la veneración a la máquina que simboliza el triunfo de la voluntad e inventiva norteamericana sostenida en la capacidad real de destrucción total. Aquí -en términos de Barthes- es donde se crea el mito. La máquina y la grandeza norteamericana.
Esta película es el ejemplo de como los proyectos políticos necesitan investir subjetivamente sus actos para conseguir la legitimidad de sus sociedades. Esto pone de manifiesto la contradicción intrínseca entre que la sociedad democrática "más libre" necesite construir armas de dimensiones dantescas. Esto se manifiesta casi como un fallido en el nombre de este avión, B-36 PeaceMaker. Esto es "Creador de Paz". Como si la paz fuera la exterminación del otro. Como si dijeran: -Vinimos a imponer la paz y la instauraremos aunque tengamos que bombardearlos a todos.




En el segundo clip vemos como se construye la idea de orgullo nacional con la gigantesca máquina sobrevolando un juego de baseball de domingo. Como custodio de la libertad sobrevuela los suburvios donde las personas más que sentir pavor por esta arma de destrucción masiva sienten admiración y orgullo.
Esta operación que fetichiza la cosa. Hace aparecer al bombardero atómico como un inocente objeto. Algo indefenso pero imponente.



Aunque este avión quedó obsoleto al poco tiempo de haber sido construido sirvió para intimidar y mostrar al mundo el poderío militar norteamericano. Este es un ejemplo de la funcionalidad de Hollywood a proyectos políticos como el de la carrera armamentista. Películas como esta funcionan como propagando creando imágenes idealizadas de la guerra fría.

Otras Entradas Similares:

Hollywood avala la guerra nuclear: Jimmy Stewart y el B-58 Husle


La visión romántica de las armas de destrucción masiva


24 ó como el discurso de la seguridad nacional llegó a la TV

El avión más grande del mundo: El B-36 Peacemaker

El avión más grande del mundo Convair B-36 Peacemaker